Blogger Template by Blogcrowds.

Primera vez

No suelo escribir en mis ratos de ocio...

Me gano la vida con las letras y quizás precisamente por eso tengo una relación amor-odio con la palabra escrita. Y es que debo admitir que me expreso mejor con los trazos que con las grafías, pero por alguna extraña razón hoy lo necesito. Necesito poner por escrito lo que estas tantas madrugadas me han gritado.

Estoy en un punto de no retorno. Lo amo, después de tantos años sé que aún lo amo, pero desvanecida la pasión como está, me encuentro al borde del precipicio. La tentación es mucha y diaria.

Una voz profunda y sugestiva que me dice cosas que él no me dice; una mirada que se queda tres segundos más de lo preciso; una sonrisa que destaca esos labios tan deseables... un roce 'casual', aparentemente inocente, pero que se siente cargado de una intensidad carnal más allá de lo posible. Y yo derritiéndome.

Es un delicioso suplicio que atormenta y satisface por igual. Es una húmeda motivación, un bálsamo suntuoso para mi ego herido. Quiero sentirme observada, admirada, deseada... también por él.

¿Será cierto que desear otra piel te convierte en un ser ordinario? Hoy más que nunca me queda claro que yo jamás podré ser extraordinaria.

Entradas más recientes Página principal